lunes, 12 de enero de 2009

My blueberry nights



Soy adicta a las pelis románticas. Won Kar Wai no es un director que me apasione en general, pero Deseando amar fue una película que me fascinó. Sin embargo, My blueberry nights lo único que me produjo fue un gran sopor y el no poder dejar de mirar el reloj para salir de allí cuanto antes.
Se supone que el director trata de reflejar una historia principal de amor-desamor y otras dos historias trágicas, sin embargo, todo se disuelve ante unos diálogos demasiado pretenciosos pero carentes de fondo, unos personajes planos con los que no es posible identificarse, y una película en definitiva que la que se hace un despliegue de efectos preciosistas -marca Won Kar Wai, que quedan preciosos en un entorno oriental, pero que en EEUU quedan forzados-, y en la que el contenido brilla por su ausencia. No hay nada que me de más rabia que salir del cine tal y como entré, sin ninguna reflexión que hacer, sin ningún sentimiento redescubierto. Tan sólo cabe destacar el sobresaliente trabajo de David Strathairn en el papel de policía alcoholizado tras un desegaño amoroso, y Rachel Weisz tan bella y grandiosa como siempre. Natalie Portman está excesivamente sobreactuada y su historia carece de sentido, y la historia de Jude Law y Norah Jones es empalagosa hasta el extremo. El final salva un poco tanto desastre con un original beso con sabor a tarta de arándanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada