martes, 6 de enero de 2009

Ghostgirl



Parece ser que lo gótico vuelve a estar de moda entre los adolescentes, tan sólo hay que ver la cantidad de publicaciones que hay sobre vampiros, fantasmas... Y yo no iba a ser menos a la hora de sumarme a esta moda, si bien es cierto que carece del trasfondo cultural de los 80-90, con grupos míticos como The Cure, Bauhaus, Sisters of Mercy..., es cierto que supone un soplo de aire fresco la renovación del género gótico y de terror.
Uno de estos casos es Ghostgirl de Tonya Hurley, un libro con una cuidadísima y preciosa edición -reconozco que en principio quise el libro tan sólo por su diseño y sus bonitos dibujos-, y con una preciosa historia de amor más allá de la muerte. Charlotte Usher es una adolescente a la que todo el mundo ignora, para su desgracia está enamorada del chico más guapo y popular del instituto que no sabe ni que existe. Un día Charlotte muere atragantada con un osito de goma, y comienza su aventura como fantasma intentando conquistar el corazón de su amado. En medio de este argumento, se suceden las situaciones cómicas e incluso rozando el humor absurdo. La autora no se corta nada a la hora de mofarse del mundo adolescente, convirtiéndose en ocasiones más bien en un libro dedicado a adultos que no queremos crecer que a su potencial público infantil-juvenil. Es increíblemente divertida la muerte de una adolescente hiper anoréxica y adicta a la moda, especialmente a las maxi gafas -¿es sólo cosa mía o recuerda mucho a Vicky Beckham?-, que se emborracha en una fiesta, vomita en su maxi bolso y queda inconsciente con la cabeza dentro de él, muriendo asfixiada por su propio vómito. O el hilarante momento en que una de las pijas del instituto vomita tras una posesión fantasmal y su amiga del alma y líder del grupo de bulímicas anoréxicas le grita "¡Mentirosa! Me dijiste que no habías comido ni una miga". Además caben destacar las citas que encabezan cada uno de los capítulos, con autores como Oscar Wilde o letras de canciones de grupos como REM. Es divertido, es bonito y hace pasar un buen rato, creo que no se puede pedir más a un libro en estos tiempos de crisis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada