miércoles, 10 de marzo de 2010

Henri Suhamy retrata a Enrique VIII

A raíz de mi vicio insano con la serie Los Tudor, y a la espera de que estrenen en abril la cuarta y última temporada, he decidido ahondar en la figura de Enrique VIII, y tapar así mis muchas lagunas en temas históricos, como digo siempre, ando un poco pez en historia. Para ello, nada mejor que la biografía Enrique VIII de Henri Suhamy, una obra no demasiado extensa y concisa, que va al grano del asunto en cada momento, aunque contextualizando la realidad social, religiosa, política y cultural de cada etapa de la vida de este rey. Suhamy es profesor de la universidad París X, y se nota su estilo pedagógico, aunque sin querer dar lecciones ni juzgar a un monarca del que es difícil no emitir una opinión personal. Aunque el libro no está en absoluto novelado, y se presentan los hechos en ocasiones de una manera un tanto árida, la concisión de los mismos, y su desglose en capítulos bien estructurados, hacen que su lectura sea más ágil de lo que cabría esperar de un libro de estas características. Además, la obra nos contextualiza el inicio de la dinastía de los Tudor, aportando genealogías de cada uno de los personajes principales para no perdernos en los intrincados vericuetos de matrimonios, en muchas ocasiones, entre familiares, y ofrece al final una breve recopilación de los últimos Tudor, los hijos de Enrique VIII: Eduardo, María e Isabel, con los que murió la dinastía.

5 comentarios:

  1. Es verdad que los Tudos engancha. Enrique VIII debió ser una persona muy avanzada para su época. Ahora bien desde luego con sus mujeres no parece que tuviera un buen comportamiento (especialmente con Ana la más inteligente e intelectual de todas ellas)

    ResponderEliminar
  2. EStoy totalmente de acuerdo contigo Joy, como personaje histórico Enrique VIII fue excepcional, aunque como ser humano dejaba mucho que desear. La serie además, refleja muy bien ese perido histórico de una manera amena, ojalá hiciesen más series de ese tipo! Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Interesante entrada. Yo también soy una aficionada a la historia y me atrae la época Tudor desde mi infancia cuando descubrí la vida de Catalina de Aragón, una mujer de una extraordinaria preparación intelectual y muy culta con una vida muy desdichada y trágica, convirtiéndose en uno de mis personajes históricos favoritos pero a Enrique VIII no lo admiro en absoluto me parece como ser humano de una calidad pésima.

    un saludo

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo contigo, Magnolia, Catalina fue una mujer extraordinaria que tuvo que vivir una vida de lo más dura. Enrique VIII como persona fue terrible, pero hay que reconocerle ciertos méritos como gobernante, especialmente por el papel tan importante que jugó en ese periodo histórico. Un saludo y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar