martes, 19 de enero de 2010

¿Qué tiene Los Tudor?

Pues para empezar a un pedazo de actor como Jonathan Rhys Meyers que se mete en la piel de malos malísimos como si nada -quién no se acuerda de su papelazo en Match Point-, va por ahí seduciendo a mujeres sin despeinarse, y aún le da tiempo para contarnos por qué Enrique VIII llegó a ser lo que fue. Para continuar podemos hablar de unos decorados y vestuarios dignos de las siempre perfeccionistas producciones británicas; unos magníficos actores que acompañan a Meyers (Sam Neil, el conspirador Wolsey; Jeremy Northam, el humanista Tomás Moro; Natalie Dormer, la ambiciosa Ana Bolena...) y como colofón, una habilidad fuera de lo común para contar hechos históricos -que suelen ser bastante tostones- de una manera amena y a la vez seria (aunque se permitan algunas licencias necesarias para el desarrollo de la serie). No suelo hablar de series de televisión, aunque reconozco que soy bastante adicta a muchas de ellas (especialmente de Perdidos y Dexter), sin embargo Los Tudor tiene algo más. No sólo engancha y es divertida, sino para los que andamos un poco pez en historia nos ayuda a comprender un periodo tumultuoso en el que se sucedieron numerosos acontecimientos que cambiaron el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada