viernes, 24 de julio de 2009

Coraline


Tenía muchas ganas de adentrarme en el mundo de Coraline, comencé con el libro de Neil Gainman, una novelita no muy larga, muy entretenida, con una trama original y una escritura que no cae en la típica ñoñería de los libros infantiles. Luego vino la peli de Henry Selick, quien trabajó con Tim Burton en la maravillosa Pesadilla antes de Navidad. Aquí se nota en algunos momentos que falta la mano de Burton, un poco más de mala leche y de humor gótico, ya que Selick peca en ocasiones de infantil -lo sé. en principio es una peli para niños, pero Burton consigue conjugar las dos cosas- y carga de emotividad el film. A pesar de ese pero, la película no tiene desperdicio: es divertida, muy creativa, y tiene unos dibujos realmente impresionantes, especialmente cuando Coraline pasa al otro lado. Además tiene un gran punto fuerte, y es que no se la limitado a hacer una adaptación del libro, sino que lo complementa y amplía. Aparecen nuevos personajes, como el amigo de Coraline y su abuela, el niño es fundamental en el desarrollo de la historia, y se nota mucho su ausencia en la novela. El film además se recrea en el mundo paralelo que visita Coraline, es impresionante el jardín mágico que crean. El padre de Coraline tiene mucha más presencia en la película, y se le humaniza mucho más. Además, es muy bonito cómo explican el origen de la madre mala y el mundo paralelo que crea. No quiero contar mucho de la historia, porque es realmente bonita e increíble, y vale la pena adentrarse en este mundo, tanto con la película, como con la novela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada