lunes, 17 de agosto de 2009

Roma: También hay rock en italiano



Por fin de vuelta a Madrid tras pasar quince días de vacaciones en Roma, un viaje increíble que recomiendo a todo el mundo a una de las ciudades más bellas e impresionantes del mundo, aunque como todo, con sus miserias: servicios públicos nefastos, mendicidad, dejadez y berlusconianismo extremo. Dejando esto aparte, me gustaría comenzar a hablar cómo no de la música que me he encontrado en Italia. Siempre lo digo, y es que la música para mí es parte fundamental en mi vida, por eso, no he podido evitar abrir las orejas a ver qué se oía por esa parte del mundo. Cuando viajas te das cuenta que ese rollo que nos venden de la globalización no es tal, si no ¿por qué sólo nos llegan ciertas cosas musicalmente hablando, principalmente británicas y norteamericanas? De Italia apenas tenemos conocimiento de su música, aparte de Eros Ramazzottis, Lauras Pausinis y demás. Es cierto, allí casi todo es canción melódica, pero hay mucho más, mucho más que los intereses de las discográficas no quieren que conozcamos.

Durante estos días en Roma he tenido la oportunidad de conocer a un grupo increíble llamado Negrita, aquí ni nos suena, pero allí se escucha a todas horas en MTV y por doquier. Son un grupo de una gran calidad, que llevan tocando juntos desde los noventa. Yo me he hecho con su último disco HellDorado, grabado en Buenos Aires, donde se nota una gran evolución de álbumes anteriores, y en el que fusionan el rock de siempre con ritmos latinos. Tengo que destacar Gioia Infinita, que suena a todas horas en Italia, una canción increíble. ¡No sólo la canción melódica suena bien en italiano, también el rock! Negrita tiene su propio estilo, aunque en ciertos momentos pueden recordarme a bandas españolas como Elefantes, Le Punk o Bunbury, sobre todo por el rollo canalla que tiene su cantante, Pau Bruni. De verdad, quien no los conozca que se ponga a ello, porque de verdad valen la pena.

Otro disco con el que me he hecho es un recopilatorio de Litfiba, un grupo nacido en los 80, y que por casualidades de la vida, conocí hace 14 años cuando veraneaba en Lloret de Mar. Entonces estaban muy de moda Héroes de Silencio, y a Litfiba los etiquetaron -por lo menos en España- como los Héroes italianos. Por lo que sea, en un bar de Lloret los ponían a todas horas, y en un arranque de nostalgia me he hecho con un disco, que llevaba años buscando en España y que no encontraba en ningún sitio. Allí sin embargo, los tenían entre los grandes éxitos, hay que ver qué diferente se ve todo. Su sonido es bastante ochentero, y recuerda en ocasiones a los Héroes sí, aunque también tienen influencias de otros grupos de los 80 como The Cure, Cult... El grupo ha evolucionado bastante con el paso del tiempo, incluso ha cambiado la formación, pero repito, en un país donde el rock es una excepción y no una norma, Litfiba abrió el camino a muchas otras formaciones, y aún hoy en día son considerados por muchos los padres de la música rock moderna de este país.

Y para terminar, un grupo que no he comprado, porque quizá ya no conecten mucho con mi gusto musical actual, pero del que me parece interesante hablar, sobre todo por el impresionante fenómeno fan que han provocado en su país son Dari. Si hay algo que me ha llamado la atención es la gran cantidad de adolescentes emos que hay en Roma- una de las cunas de la moda-, con pelos fucsia o morado, y ropa de lo más extravagante, quizá como una reacción a la norma impuesta. Estos adolescentes son los que han encumbrado a Dari, un grupo que huye de cualquier convencionalismo con una estética entre lo emo y lo punk, y una música a veces divertida e insustancial, pero con una base que, creo que con el tiempo, les puede llevar a hacer canciones interesantes, sino, escuchad el dúo con Max Pezzali Non Pensavo, una canción realmente preciosa. Se mueven entre los ritmos electrónicos de Depeche Mode y los nuevos grupo emo como Tokio Hotel o post punk del tipo Green Day, aunque con un rollo más adolescente y divertido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada