sábado, 15 de noviembre de 2008

Gomorra, la verdadera Camorra napolitana


Tenía unas ganas locas de ver Gomorra, desde que vi en el cine el trailer esperaba ansiosa el estreno, y no me ha decepcionado nada. Es una película realmente de 10, tanto en estética como en contenido. La mafia -retratada y manipulada mil veces en Hollywood a través de grandes actores, recursos cinematográficos que resaltan la figura del ganster, etc...- es retratada sin embargo en esta película como lo que es: una organización criminal que busca su propio beneficio económico a costa de las vidas de los demás. Poco importa que se trate de mujeres, niños, o personas totalmente ajenas a este mundo, todos ellos pueden ser víctimas de la Camorra.
En cuanto a la estética de la película, se busca crear una atmósfera de realidad, a través de una cámara objetiva que se limita a registrar cuanto ocurre. No hay música, tan sólo aquella que escuchan los personajes, sólo se oye el ruido seco y rápido de los disparos. La muerte no es estética, estás vivo y un segundo después, muerto, no se buscan imágenes efectistas mediante la cámará lenta o grandes primeros planos. La realidad es lo suficientemente dura como para que no sea necesario.
Gomorra es una película muy dura, durísima, pero también una película muy necesaria para desterrar falsos mitos sobre la mafia italiana, e intentar acabar con esta lacra. Ahora sólo me queda buscar la novela de Roberto Saviano, amenazado de muerte por la mismísima Camorra, y en la que se ha inspirado la pelicula.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada