lunes, 10 de noviembre de 2008

La llamada de lo salvaje



Es la segunda vez que leo este maravilloso relato de Jack London, y puedo decir que me ha gustado aún más que la primera, si eso es posible. Se trata de una novela corta o relato largo -según se mire- en el que se cuenta la historia de Buck, un perro que es secuestrado de su vida tranquila en California para trabajar en Alaska bajo el mando de los buscadores de oro.
Inicialmente puede verse como un relato de aventuras, una defensa de la naturaleza y la vida salvaje. Sin embargo, es mucho más que eso. La llamada de lo salvaje es precisamente eso, una llamada hacia una vida más plena y auténtica huyendo de lo artificial para fundirnos en la naturaleza, y lo que es más importante, en nuestro verdadero yo, dejar atrás lo que la sociedad y los demás nos imponen para liberar el salvaje que llevamos dentro.
Además, lo mejor de todo es que Jack London no fue ningún charlatán, él mismo vivió al límite y podría ser perfectamente uno de los protagonistas de sus relatos. Fue vagabundo, marino, estuvo en la cárcel, y el también fue víctima de la fiebre del oro, trasladándose hasta Alaska donde contrajo un fuerte escorbuto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada