viernes, 13 de febrero de 2009

Balzac y la joven costurera china



'Un libro puede cambiar toda una vida'. Bajo esa hermosa premisa gira toda la película del realizador chino
Dai Sijie, Balzac y la joven costurera china, una película llena de hermosura y sensibilidad, con unos paisajes increíbles, pero sobre todo, que rezuma un amor inmenso por los grandes clásicos de la literatura. Balzac, Victor Hugo, Dostoievski, Dumas... todos ellos despiertan la curiosidad de los tres jóvenes protagonistas, que, oprimidos por la revolución cultural china, ven como válvula de escape la lectura de estos libros prohibidos.,
Es una película muy hermosa, en la que no se puede evitar que se nos escape una sonrisa, y que asomen las lágrimas, al recordar cómo esos libros que nombran los protagonistas cambiaron nuestra vida. Como dice uno de los protagonistas al terminar una novela de Balzac: "veo todo de manera diferente, el mundo a mi alrededor ha cambiado porque el libro me ha cambiado también a mi". La gente que no es verdaderamente amante de los libros quizá no comprenda esa sensación, pero no hay nada más maravilloso que cerrar un libro al terminar su lectura, en ese momento se siente algo difícil de explicar: una alegría incontenible, tristeza también por haber abandonado a esos personajes, pero sobre todo, una luz diferente que lo ilumina todo. Nada en este mundo puede compararse al inmenso placer que proporciona la lectura. Por eso quizá me haya gustado tantísimo esta película, no creo que sea fácil expresar todos esos sentimientos, sin embargo sin saber muy bien cómo, Dai Sijie lo consigue. Es especialmente intenso el momento en que la pequeña costurera china, analfabeta, y que sólo puede acceder a los libros a través de la lectura que le hacen sus dos amigos intelectuales y pagados de sí mismos, levanta el vuelo. ¿Quién te ha cambiado?, le preguntan. "Balzac me ha cambiado", responde ella. El mundo ya nunca será igual para ella, porque una nueva luz lo ilumina ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada