martes, 17 de febrero de 2009

Slumdog Millionaire: los huérfanos de Bombay


Reconozco que iba predispuesta al cine para que me gustara Slumdog Millionaire: me encanta Danny Boyle (Trainspotting y 28 días después); me interesa muchísimo la India y me encanta la música hindú. Pues bien, me gustó aún mucho más de lo que esperaba. Con un ritmo trepidante que no deja ni un momento de descanso, Boyle hace un retrato de la India de una realidad terrorífica, y a la vez dulcificada por elementos fantásticos como si se tratara de un cuento. La peli es dura, muy dura, de hecho, especialmente en la parte en la que se habla de la infancia de los protagonistas, niños huérfanos que viven en las calles de Bombay -los niños que encarnan a estos personajes son increíbles, sus actuaciones son impecables. Sin embargo, es un film en el que cabe de todo: terror, humor, drama... Varios premios la avalan y deseo fervientemente que consiga cuantos más Oscar mejor. Esta no es la India que ven los ingenuos turistas -retratados en la película con mucho humor-, sino la India real, esa que el Gobierno del país pretende escamotearnos, ya que dicen que el film de Boyle sólo saca lo malo del país. ¿Y no sería mejor solucionar los problemas en vez de ignorarlos?. Las actuaciones de los jóvenes son también impecables. Y comentario aparte mecere la maravillosa música de la película y el guiño tan divertido que hacen al final a Bollywood.
En definitiva, es una película muy hermosa que, aparte de la crítica que hace a la situación que viven los niños de Bombay y la extrema pobreza del país, habla del amor verdadero, y cómo éste puede obrar milagros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada