viernes, 26 de junio de 2009

Tres días con la familia: vidas cotidianas


Hablar de cine catalán como sinónimo de cine de calidad está comenzando a convertirse en una constante. No puedo dejar de citar a uno de mis directores favoritos, Cesc Gay, que con películas como En la Ciudad o Ficción han conseguido crear un universo propio -el próximo 19 de julio estrena V.O.S. La cantidad de actores catalanes sobresalientes es también ingente, pero yo me quedo en especial con uno, Eduard Fernández, un actor que en mi opinión, a pesar de haber sido galardonado ya con dos Goyas, no es tan reconocido ni acapara tanto la atención como otros actores que quizá sean más mediáticos pero que carecen de su gran capacidad interpretativa, ésa que hace creíble a cualquier personaje que interprete, y que ninguna de sus actuaciones pase desapercibida, aunque no sea el protagonista del film. En Tres días con la familia, Eduard Fernández interpreta a un hombre que tiene que asistir al entierro de su padre, mientras su familia se desmorona: se encuentra en plena separación de su mujer, y su hija vive una auténtica crisis personal sin saber muy bien cómo encarar su futuro. El regreso de ésta de Toulousse a Barcelona y la reunión de su familia burguesa, saca a la luz todos los roces y miserias de cada uno de los personajes. Lo realmente destacable de la película es que no desvela grandes misterios familiares, sino que son pequeños dramas cotidianos con los que todos podemos sentirnos identificados. El ritmo es realmente ágil, los personajes muy convincentes y realistas, y la historia acabas haciéndola tuya a lo largo de la proyección. Se trata del primer largometraje de la directora Mar Coll. Y por favor, hay que verla en versión original.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada