sábado, 17 de octubre de 2009

Las aventuras de un niño malo de Thomas Bailey Aldrich

Las aventuras de un niño malo de Thomas Bailey Aldrich es una divertidísima autobiografía novelada del autor, que cuenta su infancia en Portsmouth después de trasladarse desde Nueva Orleans. Al parecer, el libro se convirtió inmediatamente en un bestseller que se leía en todas las escuelas de Estados Unidos. Además, Mark Twain, amigo de Aldrich, confesó que esta novelita le inspiró para escribir después Tom Swayer. Esta novela tiene muchos valores destacables, primero, su escritura impecable que hace que su lectura sea fluida. Luego, como ya he apuntado, lo divertidísimo y entretenido que es, porque en realidad este niño malo no es más que un niño travieso del siglo XIX que idea junto a sus amigos mil y una travesuras. Por último, nos hace reflexionar sobre lo mucho que han cambiado los niños en tan solo dos siglos. Y es que los niños de Thomas Bailey Aldrich tienen una libertad que hoy en día sería impensable: están todo el día en la calle, navegan por un caudaloso río ellos solos con una barca, se escapan por las noches de sus casas, emprenden largos viajes sin la compañía de adultos... Y sin embargo, su sentido del deber y del honor es admirable, su respeto por los mayores algo que nos parece muy lejano y que como se está viendo, habría que recuperar cuanto antes. Si estos eran niños malos ¿qué son los de ahora?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada