lunes, 27 de octubre de 2008

'Fuego', la otra India



A veces, cuando menos lo esperamos, encontramos pequeñas joyas inolvidables. Es lo que me ha sucedido ojeando las películas de la biblioteca, no tenía nada claro qué llevarme, y he cogido por puro azar Fuego, de la directora hindú residente en Canadá Deepa Mehta. No puedo negar que me fascina todo lo que tiene que ver con la India: sus películas, sus novelas, su ropa colorista, su música, sus especias... Cada vez que he visto una película hindú he quedado fascinada por esa atmósfera tan alejada del mundo occidental, tanto con las tópicas películas de Bollywood como aquellas hechas por realizadores críticos con el rígido sistema hindú machista y dictatorial. En Fuego, conocemos a Radha y a Sita, ambas mujeres pasionales y carentes de amor: el marido de Radha es casi adicto a los gurus que subliman la meditación y obligan a alejarse de las mujeres, todo ello motivado porque Radha no puede tener hijos; por su parte, Sita se ha casado con el hermano del marido de Radha, que no la ama al estar ya enamorado de una mujer oriental con la que no ha podido casarse. Ambas mujeres se sienten muy solas, y es en esa soledad donde se encuentran, se aman y se dan consuelo. Una crítica implacable a las rancias costumbres de la India y a su rígido sistema patriarcal, donde la mujer no es más que el reflejo de su marido, y no una individualidad pensante necesitada de sentir y de amar. Por lo demás, una fotografía hermosísima llena de colorido y una música envolvente, tal y como nos tiene acostumbrados el cine hindú. Fuego forma parte de una trilogía, sin saberlo ya había visto Agua, otra hermosa película donde las mujeres son maltratadas por los hombres. En ella, una niña de ocho años es encerrada al morir su marido, un anciano, en un centro de viudas. Allí conoce a una joven que a pesar de todo, quiere seguir viviendo y amando. Me queda por tanto Tierra, a ver si la encuentro...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada