lunes, 21 de septiembre de 2009

Primer amor de Ivan Turguenev


Ivan Turguenev es uno de los imprescindibles si hablamos de literatura rusa, quizá menos conocido por el público en general al compartir espacio literario con dos de los gigantes de la época: Tolstoi y Dostoyevski. Sin embargo, Turguenev no es en absoluto un escritor de segunda fila, Padres e hijos es una novela de una fuerza impresionante y una hondura psicológica que va más allá del tiempo, y que aunque fue escrita en el siglo XIX, retrata a la perfección las difíciles relaciones entre padres e hijos, a un paso entre el amor y el odio, con una vigencia asombrosa. Sin embargo, en esta ocasión quiero hablar de Primer amor, una novelita de algo más de 100 páginas que se lee casi sin darnos cuenta. En ella asistimos al primer amor del adolescente Vladimir Petrovich, recién salido de la infancia con sus escasos dieciséis años, enamorado locamente de una princesa venida a menos de 21 años, que está bastante más de vuelta de todo que él. El relato, como casi todo lo que escribe Turguenev, es de una gran vigencia. ¿Quién no ha sentido ese violento primer amor? ¿Quién no ha estado dispuesto a hacer locuras por alguien? Turguenev nos retrotrae a nuestra adolescencia, un periodo en el que todo sentimiento es exaltado al máximo, donde todo es nuevo: se vive el primer amor, pero también los primeros celos, las dudas, el despecho... Además de ello, la novela viene cargada de una gran dosis de humor, desmitificando toda la grandeza que el personaje cree percibir en su pasión y en los elevados ideales que tiene de la vida y del mundo en general. Con esta novela Tuerguenev nos muestra cómo el primer amor, y por extensión, el primer desengaño, nos abre las puertas a la madurez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada